Cuitláhuac García Jiménez: El fracaso del gobierno y las disculpas que no llegan.
Mario Delgado/Porfirio Muñoz Ledo: La lucha por ver quién es más corrupto.
Víctor Carranza: Una imagen y figura encorsetada destruida.
Rocío Nahle: Dialoga con la síndica rumbo a la siguiente elección.

Contraesquina Política 

Por: Fernando Martínez Plascencia 

Coatzacoalcos, Ver. – a 16 de octubre de 2020 

I.- 

Puede ser que Cuitláhuac García Jiménez tenga mucha fe en el presidente López Obrador, pero en su caso, la fe es ciega, y no le permite ver y comprender que la creencia es una cuestión personal, particular, y que como gobernador debe mirar por el interés colectivo, dejar a un lado declaraciones serviles que en nada ayudan a mejorar el desastre en que tiene convertido a Veracruz.  

De nada nos sirve que elogie y llame trascendental la carta que le envió el presidente López Obrador al papa pidiendo disculpas a la iglesia católica, a la monarquía española para los pueblos originarios por las “oprobiosas atrocidades” que sufrieron durante la Conquista en 1521, cuando justo en este momento, Veracruz vive uno de sus peores momentos de terror ante tanta violencia, homicidios dolosos, desaparecidos, y secuestrados.  

Sin duda, esas son las disculpas que debiera pedir el gobernador, porque aquí en Veracruz ninguna estrategia ha funcionado, las víctimas son innumerables, la seguridad, tarea y obligación del gobierno ha fracasado, en eso debiera estar enfocado el gobernador, y dejar de seguir embarrando por el suelo la poca dignidad que le queda, si es que alguna vez tuvo.  

Lo de Cuitláhuac García es abominable, fue capaz de satanizar y crucificar a su abuela, la calificó de bajos instintos, de andar del Tingo al tango, buscando librarse del nepotismo con su primo Eleazar Guerrero Pérez, subsecretario de finanzas, así que, hay que imaginarse que no conoce la vergüenza, un tipo repulsivo.  

Pero en fin, el pueblo entiende que le queme incienso al presidente, que lo llame estadista si por esto se entiende la “gran visión” de mandar a pedir el Penacho de Moctezuma, cada quien lo entiende a su manera, es su estatura política, su apreciación personal, pero lo que hoy necesitamos es a alguien que tenga la capacidad para evitar que Veracruz siga cayéndose a pedazos ante tanta inseguridad, los elogios no ayudan a apaciguar la violencia, ni por ello los grupos criminales dejaran de cometer las  ejecuciones que a diario se viven en Minatitlán, Coatzacoalcos y en todo el sur de Veracruz.  

Es mucha la simpleza en el gobernador, los síntomas del valemadrismo y de la insensibilidad son inocultables, imposibles de ignorar cuando generan muerte y dolor como lo que hoy estamos viviendo. 

Dejemos a un lado la corrupción y el nepotismo, queda claro que es un falso combate que no sorprende, lo que sí nos interesa es vivir en paz, como lo prometió, pero tal parece, Cuitláhuac García Jiménez no comprende la magnitud del problema que se vive, la danza de la tragedia, de los muertos, y de los secuestros, sigue en aumento, sin que nadie pueda detenerla.  

Se necesita detener la violencia que destruye, que ahuyenta inversiones, lo de la carta al papa nos viene guango don CUIC, si usted quiere decirle a su tlatoani que viene de otra galaxia, hágalo, pero también haga algo por Veracruz, y deje de dar palos de ciego. Es más, camine de rodillas hasta una de esas payasadas llamadas mañaneras y postrese a los pies de su Dios. Es su problema, nosotros queremos resultados y no baladronadas.  

II. –  

El auto proclamado dirigente legítimo de MORENA, Porfirio Muñoz Ledo ha sacado más cloaca dentro del fango de la corrupción de este instituto político, convertido hoy en un cochinero que avergüenza a los partidos prianistas, de ese tamaño.  

Resulta que Mario Delgado, personaje que fue derrotado por Porfirio Muñoz Ledo, quien tendrá en su vida política haber dirigido tres partidos, entre ellos el PRI, ha dicho que el diputado federal utilizó más de mil 800 millones de pesos para su campaña a la dirigencia Nacional de MORENA, recursos millonarios incluso, que provienen de la Junta de Coordinación política de la Cámara de diputados, y llama a la Unidad de Inteligencia Financiera, y a la Auditoría Superior de la Federación a investigarlo.  

No descarta Porfirio Muñoz Ledo que pueda existir lavado de dinero en todo esto, un partido que ha demostrado mucha ingratitud en quienes confiaron en ellos.  

El mal ejemplo de Mario Delgado es atroz, y cunde por todos lados, ahí está el caso de Víctor Manuel Carranza Rosaldo, alcalde de Coatzacoalcos, figura encorsetada, sacrificó su integridad y dignidad-si es que tuvo alguna vez-con tal de quedar bien con Rocío Nahle, y convirtió a este ayuntamiento en uno de los más corruptos, confiado, junto a la cofradía de los Pintos Guillén, Miguel, secretario y Mario tesorero, que serán protegidos por el huevón, pusilánime y bueno para nada de Amado Cruz Malpica, en caso de que sea el candidato y gane la presidencia municipal.  

Para colmo, a pesar de la deteriorada imagen del misógino alcalde Víctor Carranza, este busca cínicamente ser tomado en cuenta para algún cargo de representación popular el próximo año, olvidando que quien comete violencia política en razón de Género no puede ocupar un cargo, tal como lo ha determinado el Pleno de la Sala Superior del Tribunal Federal Electoral, al ordenar al Instituto Nacional Electoral, crear una lista con los nombres de aquellos que han cometido este acto tan denigrante, cuyas  sentencias hayan quedado firmes, para que sean sancionados no permitiéndoles acceder a una candidatura, como es el caso de este repulsivo sujeto.  

Por cierto, la Senadora con licencia, y titular de energía, Rocío Nahle, ha entablado pláticas con la síndica buscando conciliar este grave problema que afecta al partido MORENA, eso es bueno, ya era tiempo-debió haberlo hecho antes-de parar esto que afecta a todos, además, la exclusión de que ha sido objeto Yazmín Martínez Irigoyen, fortalece su imagen rumbo a la próxima contienda electoral, y parece ser que eso no le conviene a nadie.  

No es casualidad pues, que Rocío Nahle busque calmar la tormenta y la división que existe causada por los ambiciosos hermanos Pintos Guillén, más cuando-según se sabe-hay ofrecimientos de otros partidos, como el de PODEMOS, que dirige Francisco Garrido, para que la síndica sea su abanderada a la alcaldía, sin duda, el temor a una derrota aquí en Coatzacoalcos terminaría con los sueños de ser gobernadora de la ex diputada federal. Al tiempo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *